domingo, 19 de abril de 2015

EL BASTÓN DE MANDO A UNA IMAGEN DURANTE "EL NOVENARIO".

SE ENTREGARÁ EL BASTÓN DE MANDO A UNA IMAGEN DURANTE "EL NOVENARIO".




Un año el más el Ayuntamiento de Cáceres se dispone a entregar el bastón de mando a una imagen tallada en madera, y a recibirla institucionalmente con honores de estado, y un año más Cáceres Laica Extremadura quiere mostrar su rechazo y repulsa ante tamaño acontecimiento que perjudica gravemente la dignidad de la democracia y la convivencia entre culturas. Entendemos que esos fastos municipales, que identifican de manera inequívoca gobierno y fe católica, suponen una ofensa para la democracia, cuya verdadera esencia no consiste en el gobierno de la mayoría, si no en la posibilidad legal que tiene cada persona, viva y en uso de sus derechos civiles, a elegir a sus gobernantes y a ser elegido como tal, por lo que es una banalización, y menosprecio absoluto de la misma, el entregar el máximo símbolo de gobierno, como es el bastón de mando, a una imagen inanimada; por otro lado, es claramente un agravio comparativo para aquellos comunidades que practican otras culturas y religiones y que conviven e interaccionan actualmente en nuestra ciudad, ya que menoscaba la confianza que puedan tener en las instituciones, al sentirse discriminados a un plano inferior. Es por eso que reivindicamos que se acabe con esa práctica que no corresponde para nada a la vida y cultura que la sociedad reclama actualmente y que tratamos de construir, y todo ello sin perjuicio de que la fe católica celebre con júbilo y algarabía la llegada de su imagen, pero siempre desde la privacidad de su propio colectivo

CACERES LAICA-EXTREMAADURA LAICA

1 comentario:

diego r. herrero dijo...

Es una vergüenza como extremeños, como españoles y como demócratas. Tener que soportar las "ocurrencias" de políticos que ignoran cual es su cometido, su responsabilidad y sus deberes.
Una bufonada que sólo debería producir rechazo, incluso entre los seguidores de esa religión, deberían ser conscientes de lo impropio de esa "entrega" del símbolo a un ídolo de madera o de barro, eso carece de importancia.